Formar parte de la RdC


Como dijéramos antes, la Red está conformada por relaciones de amor y servicio para la misión cristiana. Hemos pensado en organizar algunos procesos de ingreso a la Red del Camino con el fin de animar los procesos y expresar con claridad nuestra vocación: Un paso fundamental, es generar "espacios" para profundizar los lazos de amistad. Este paso sigue en camino continuamente, pero es importante advertir que la Red se construye por relaciones de afecto y hermandad. Cenar juntos, compartir testimonios y sueños, orar unos por los otros y abrirnos a dar a conocer nuestros corazones, etc., todas estas prácticas de fe facilitan el surgimiento de amistades. La red no es un espacio de activismos, sino de servicio a partir del amor. No consideren pérdida de tiempo los momentos de edificación conjunta, pues a nuestro parecer, hacen de fundamento para la vida en red. 

Conociendo nuestros corazones, nuestras prácticas, nuestras búsquedas, y creciendo en la amistad y la valoración de unos por los otros, es que aconsejamos que empiecen a compartir algún proyecto conjunto. Puede ser un encuentro entre hermanos y hermanas de las iglesias en las que podamos dar a conocer nuestros ministerios. También podemos tratar temas vinculados a la misión cristiana en nuestros propios contextos a partir de las necesidades y problemáticas más urgentes. O puede ser un inicio en el intercambio de recursos. Por ejemplo, suele pasar que una iglesia tiene necesidad de "una silla de ruedas" para una familia que tiene un hijo con capacidad diferentes, y que otra iglesia tiene este recurso por una donación o porque tiene los fondos para compartirlo. Estos gestos y acciones de preocupación mutua comienzan a forjar la vida de red. 

La inclusión de una iglesia en la red debe de contemplar también sus perspectivas bíblico-teológicas y pastorales. Compartimos como comunidades de fe y la misión hacia toda la vida humana desde las enseñanzas del reino de Dios. Es importante comprender que nuestras relaciones son inclusivas, y que por ello, nos vinculamos abiertamente con iglesias que tienen el mismo espíritu. Las redes locales tienen algunas particularidades respecto a la inclusión de una iglesia o persona. La organización de las mismas está abierta a cada contexto. Por ello es importante comunicarse con alguna red local, y/o compartir con la Red Continental a través de la Web las inquietudes que se tenga para la conformación de una. 

Quienes forman parte de la Red nacional, ya son, por asociación, parte de la Red continental. Si no hay una Red funcional donde estás, el primer paso sería aprender más sobre misión integral, conectarte con otros a través de la página web, reunirse con siervos y siervas del mismo parecer en tu vecindario, región, y nación. Al entrar en la comunidad de la Red, quizás te motivarás a empezar una red local de iglesias que tengan una praxis similar a la tuya.

Home Formar parte de La RDC