Todos los profetas denunciaban el pecado y exigían justicia. Ningún profeta verdadero legitimaba la injusticia. Una profecía que no exige obediencia, que no tiene cómo obedecerse, es ya de por sí sospechosa”!

Juan Stam - Un desafío al compromiso profético